El sabor de lo prohibido “Empezamos como amantes y hoy somos pareja”: la vida después del triángulo amoroso

>>      02 Julio, 2021
Descargar / Ver:
https://www.clarin.com/relaciones/-empezamos-amantes-hoy-pareja-vida-despues-triangulo-amoroso_0_sDPxshjPQ.html

02/07/2021 6:01 Clarín.comRelaciones Actualizado al 02/07/2021 6:01

La diversidad de los vínculos sexoafectivos se da en todos los planos posibles. Uno de ellos tiene que ver con el origen de cada relación, que no siempre -y quizás cada vez menos- está ligado a las condiciones que impone el amor romántico. Entonces, ¿qué pasa con aquellas parejas que comienzan su vínculo como “amantes” y luego oficializan el noviazgo?, ¿influye ese modo de comenzar a la hora de contruir la confianza?, ¿puede perderse el interés una vez que desaparece “lo prohibido”?

Para Dante Ciciaro, terapeuta especialista en pareja y familia, “la idea de un triángulo amoroso donde uno es el excluido es un poco antigua”. Sin embargo, aseguró que “si tuviéramos qué hablar del modelo tradicional, podríamos decir que la confianza queda menos dañada cuanto menos dure el triángulo”.

“En todo proyecto de pareja el vínculo y la confianza se construyen, y esto se hace a partir de una decisión. Si alguien decide reconfigurar el estatus de una relación, transformando el rol de 'amante' a 'pareja' es justamente porque de alguna manera ya ha comenzado a construir intimidad, entendida como conocimiento y confianza mutua”, explicó Silvana Savoini, psicóloga especialista en sexología clínica y educativa (en Instagram, @ssavoini).

Daniela y Omar se conocieron en la facultad. Cada cual tenía su pareja y durante dos años fueron amigos. Pero finalmente asumieron que estaban enamorados y el vínculo fue más allá de la amistad. “Cuando blanqueamos lo que nos pasaba recuerdo que terminaba el segundo cuatrimestre, así que estuvo bueno porque, como nos dejábamos de ver todo el verano, cada uno tenía tiempo para ordenar las cosas con su pareja”, contó Daniela.

Sus respectivas separaciones duraron unos tres meses. Luego, ambos pretendieron sin éxito tener algo no tan formal: hoy llevan nueve años juntos y ninguno extraña la clandestinidad (“requiere de mucho trabajo”, expresó ella).

¿Sintieron miedo alguna vez de que la historia se repita? "Creo que nadie está libre de que le pase, y nosotros tampoco. Ahora bien, no creo que exista una relación lineal o un patrón de conducta", agregó Daniela.

“Si la infidelidad sucede por primera vez no necesariamente es un patrón de conducta que tiende a repetirse", afirmó Ciciaro. Foto: Shutterstock

“Si la infidelidad sucede por primera vez no necesariamente es un patrón de conducta que tiende a repetirse", afirmó Ciciaro. Foto: Shutterstock

Sobre las posibles dudas que pueden surgir en estas parejas en cuanto la infidelidad, Ciciaro, director de la Asociación Pareja y Familia Actual (en Instagram, @terapiadepareja.actual), mencionó: “Si sucede por primera vez no necesariamente es un patrón de conducta que tiende a repetirse. Puede ser una circunstancia de la vida única y transitoria”, afirmó. En tanto, añadió que “cuando sucede más de una vez entonces sí podríamos decir que estamos frente a una posible matriz afectiva”. 

Al respecto, Savoini añadió que “haber sido infiel no es necesariamente un sello de infidelidad sistematizada, como haber sido históricamente fiel hasta un momento determinado, tampoco es garantía de serlo toda la vida”.

La sexóloga explicó que “la idea de que esa situación puede replicarse se basa en la creencia de que la infidelidad es un atributo de la persona y no un estado. Se suele pensar o creer que hay personas que son fieles y personas que son infieles. Cuando en verdad, más que un rasgo del ser, la infidelidad es un estado que se vivencia en un momento determinado”.

La construcción de la confianza

Lo que comenzó como una infidelidad, ¿será un fantasma dentro de esa futura relación? “En algunos casos, sí”, aseguró Savoini al tiempo que aclaró que esto es así “sobre todo cuando el comportamiento o la actitud de la otra persona no termina de ofrecer signos de confiabilidad”.

"Toda relación que no se construya sobre bases sólidas de confianza tiene mal pronóstico", aseguró Savoini. Foto: Shutterstock

"Toda relación que no se construya sobre bases sólidas de confianza tiene mal pronóstico", aseguró Savoini. Foto: Shutterstock

“Como toda relación que no se construya sobre bases sólidas de confianza, tiene mal pronóstico, y si además existe el antecedente de haber comenzado en contextos de engaño, la vulnerabilidad es mayor”, sostuvo la especialista.

Por su parte, Ciciaro destacó que esto “depende de la pareja: si este inicio queda como una parte de la historia o como algo reprochable. En algunas casos, se supera por completo y no tiene mayor valor que cualquier otro dato biográfico de la relación y, en otros casos, puede usarse para descalificar al otro o como justificación de una mala situación posterior de la relación”.

El sabor de lo prohibido

Una vez fuera de la clandestinidad, toda la dinámica de esa pareja cambia por completo. ¿Puede esto disminuir el interés de los involucrados? Según el director de la Asociación Pareja y Familia Actual, “si la pareja se une alrededor de una transgresión, cuando ésta desaparezca podría desaparecer también la pareja. Pero si lo prohibido fue solamente la puerta de acceso a lo que a posteriori fue una historia amor, ésta sera la que prevalecerá”.

“En toda relación en algún momento se pierde parte de la intensidad inicial", sostuvo Savoini. Foto: Shutterstock

“En toda relación en algún momento se pierde parte de la intensidad inicial", sostuvo Savoini. Foto: Shutterstock

Sin embargo, lo cierto es que la adrenalina de los inicios suele diluirse cualquiera sea el origen del vínculo. “En toda relación en algún momento se pierde parte de la intensidad inicial, sea porque se termina el estado de enamoramiento cuando lo hay, o porque pasa la atracción apasionada del comienzo, pero en este caso el componente más poderoso que se pierde es el de la transgresión. Lo prohibido atrae, estimula, y genera una descarga adrenérgica euforizante que no se experimenta dentro de la 'legalidad'”, sostuvo la sexóloga.

En ese marco, recomendó que “si deciden conformar un proyecto de pareja, cuenten con esa variable para evitar el desencanto”.

.